domingo, 12 de mayo de 2013

Socorro ¿soy una persona tóxica?



Hay un término que últimamente se oye mucho por ahí, que hace referencia a la existencia de personas tóxicas. He ojeado algún libro por las librerías, pero donde más he buscado, por comodidad, es por Internet y he encontrado varias definiciones:

  •    “…hay “gente tóxica”, personas autodestructivas, narcisistas, perversas, violentas, estafadoras, manipuladoras, maltratadoras…. Se sabe que de estas personas nocivas está lleno el mundo, ya lo poetizó Antonio Machado con su “mala gente que camina y va apestando la tierra”.…” Fuente: http://femeniname.com/gente-toxica//

  • ·         “…Todos conocemos a alguien que siempre está hablando de cosas negativas, que no acepta opiniones, que no escucha, que no sabe reconocer tus logros, que puede ser hiriente, agresivo y se exalta con facilidad cuando no se le da la razón…” Fuente: http://psicotip.wordpress.com/2013/01/16/personas-toxicas/

  • ·         “…Están ahí. A su alrededor. En su oficina, en su grupo de amigos, incluso en su familia. Difíciles de identificar al inicio, se ganan nuestra confianza con gran argucia y, una vez en relación directa con nosotros, empiezan a soltar gradualmente sus dosis de odio, celos, envidias, arrogancia, chantaje emocional...” Fuente: http://www.finanzas.com/xl-semanal/conocer/20130113/alarma-gente-toxica-4503.html

No soy especialmente optimista, si bien es cierto que con el tiempo me he ido volviendo más triste. Hace años los compañeros de trabajo me solían regalar los oídos diciendo que siempre iba a trabajar de buen humor. Seguramente que no tenía las preocupaciones que tengo hoy en día o estaba más ilusionada o pedía menos a mi entorno o me conformaba con menos.

El buen humor es fundamental. Estoy agradecida de lo que tengo y lo que soy y sólo por eso ya tendría que ser feliz, pero cuando no lo puedes compartir con los que más quieres, te invade un sentimiento de tristeza y soledad…

Cada vez hay más gente a mi alrededor que es desgraciada, principalmente por el tema económico, pero también por el terreno profesional y el personal. ¡qué asco de crisis!

Mi felicidad no es completa si los seres más queridos y cercanos no lo son y esto hace que me empiece a volver negativa. La situación socioeconómica actual no ayuda, poner el telediario ya supera en pesimismo a la lectura de las necrológicas, pero no hace falta irse tan lejos… mis amigos, los amigos de mis amigos, mis vecinos, mi familia, todos están tocados por la mano negra de la crisis.

De verdad que con este panorama se me hace muy cuesta arriba entrar con una sonrisa a trabajar, levantarme y regalar una enorme sonrisa a mis hijos, a mi marido,…

Es por esto que me he acordado del término persona tóxica, Dios mío, ¿me estaré volviendo tóxica? En vez de ir contagiando alegría, me estoy contagiando yo del pesimismo del entorno, me estoy volviendo gruñona, apenas sonrío…..¡qué asco!
Tengo que escapar de esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada